lunes, 9 de noviembre de 2009

ATENTADOS EN VEGUETA Y EN TRIANA


En el curso de una generación. Se ha destruido para siempre. Lo que tardó siglos en hacerse.

Son numerosos los atentados arquitectónicos que se han perpetrado en el casco histórico de la Real Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, constituido por los barrios de Vegueta y de Triana. Muchos de ellos han sido cometidos por el Cabildo de Gran Canaria, institución que es la que tiene la obligación de velar y cuidar su integridad y conservación, lo que resulta absolutamente contradictorio con las agresiones que a continuación relacionaré:

- En la casa de la esquina de san Antonio Abad con la calle Armas, las que fueron puertas por esta última vía han sido convertidas en ventanas.

- Han quitado el borde a los escalones de la puerta verde labrada de la Casa de Colón, fachada a El pilar nuevo.

- La "casa de los ciegos", en la calle Colón, donde está ubicado el Centro Insular de Artes Plásticas, propiedad del Cabildo, fue completamente vaciada y su fachada pintada de un verde fuerte espantoso, se le añadió un piso alto que se pretendió disimular con una "persiana" metálica, y se eliminaron los tachones de la puerta.

- En la calle de Los balcones, el interior del edificio donde está el CAAM fue completamente vaciado y "modernizado" para albergar las exposiciones, y creo que se añadió otro piso; y en el edificio contiguo, para destinarlo a tienda, se transformó la ventana baja en una puerta-escaparate, la madera de la ventana sobre ese escaparate fue sustituida por carpintería moderna, además se alisó la fachada, se bajó el piso y la puerta quedó en el aire, se quitaron la pared de adobe, cayados, cantos, ladrillos y piedra volcánica y los techos de palmeras, desapareció un confesionario antiquísimo y se suprimió el llamador de la puerta, en fin: ha quedado hecha un adefesio.

- En la misma calle, la Casa Múxica fue pintada de rojo, transformaron el patio y han colocado en su fachada letras fluorescentes.

- El número 14 de dicha calle fue "restaurado", colocándoles puertas y ventanas modernas.

- En el número 47 de la calle de Los Reyes, donde estuvo el cuartelillo de la policía municipal años ha, se rompió su fachada para colocar la puerta de una cochera -no garaje, que es galicismo-, y transformaron en moderna la ventana central.

- En el numero 4 de la mencionada calle, las salidas de aguas de cantería están pintadas de blanco.

- La casa número 16 de la calle Espíritu Santo también ha sido "restaurada", luciendo un balcón moderno así como las ventanas y se ha roto su fachada para la puerta de una cochera -garaje-.

- La número 15 de la misma calle está deteriorada y sin balcones.

- La ampliación del archivo histórico provincial, edificio número 26 de la calle doctor Chil, está parada desde hace varios años, obra que debería realizar la Gerencia de infraestructuras y equipamientos de Cultura, del Ministerio de Cultura.

- La casa número 13 de la calle san Agustín es de construcción moderna, con aluminio; igualmente es moderna la número 17 de esa vía; además los adoquines han sido cubiertos con alquitrán.

- La plaza de santa Ana, precedente de las de las principales ciudades de Hispanoamérica, sufrió -nunca mejor dicho- una desgraciada "restauración", sustituyéndose la cantería de Arucas de sus pavimento y balaustradas por un vulgar sucedáneo, además, los enrejados que habían donde los canes han desparecido.

- La casa de Viera y Clavijo, en la citada plaza, donde está el archivo histórico provincial, también fue totalmente vaciada.

- La demolición de la fachada del colegio Viera y Clavijo, que, aunque no poseía una arquitectura relevante y antigua, encajaba perfectamente en el entorno y tenía historia académica por los destacados alumnos que en él estudiaron.

- Hay que temblar por la "rehabilitación" del edificio del exhospital de san Martín, que me temo será también vaciado su interior pues, según las informaciones que he recibido, se conservará la fachada. ¿Qué se puede deducir de esto? ¡Otro edificio histórico, con más de dos siglos de antigüedad, arrasado por las hordas arquitectónicas modernas!.

- La casa número 4 de la calle Obispo Codina está cubierta con una malla desde hace bastante tiempo, al igual que la número 8 de la calle Herrería, por su ostensible deterioro.

- En la calle Juan de Quesada, el jardín de la casa Regental ha sido cerrado a la vista del público por un antiestético portalón que tapa el aparcamiento que ha destruido buena parte de los parterres; también señalar en la misma vía el horrendo mamotreto cubierto con cristalera amarilla, y el nada afortunado, estéticamente hablando, salón de actos de la Fundación Mapfre-Guanarteme.

- La balaustrada de los balcones del edificio donde estuvo la ferretería Barber, en la calle de La Pelota, es de cristal.

- La casa gótica, número 27, de la calle Mendizábal, único ejemplar que allí queda, está en evidente peligro de destrucción si se edificara el solar al que corresponde el número 25, ya que la obras podrían afectar a su debilitada estructura, y además quedaría encajonado entre dos construcciones modernas de varios pisos; otro edificio histórico que desaparecería .

- El inmueble número 35 de dicha calle está siendo demolido; no es que su arquitectura fuera relevante, pero al menos no desentonaba; ahora se erigirá un mamotreto "moderno", y van....

- La fachada del edificio número 8 de la calle Remedios, donde se ubicó el hotel Europa, está tremendamente deteriorada; he tenido noticias dignas del mayor crédito, de que en él un particular tiene proyectado exhibir su valiosa colección de pinturas, lo que supondría un nuevo museo para la ciudad, tan escasa de estas instalaciones; pero han transcurrido casi tres años desde que recibí la información y nada se ha hecho al respecto; sería lamentable que no se realizara.

- Vergonzoso el estado del palacete situado entre las calles Muro, Remedios y la plaza de las ranas, propiedad del Cabildo, que contemplan diariamente los turistas que viajan en la guagua turística -¿no tiene dinero la institución cabildicia para que, al menos, se le dé una pintada exterior, respetando los característicos letreros?-.

- Igualmente el Cabildo tiene muy descuidado el edificio de la Biblioteca Insular, que también necesita una pintada.

- El edificio Monopol, en la plazuela, fue totalmente vaciado.

- Las casas número 5 y 7 de la calle doctor Domingo Déniz, lindante con la alameda de Colón, llevan abandonadas desde tiempo inmemorial.

- El edificio número 13 de la calle Malteses, que poseía un hermoso interior, con pisos y escaleras de madera noble, también se vació sin escrúpulos para la ampliación de la Casa-Museo de Pérez Galdós.

- El incendiado edificio sito entre las calles Torres y Cano, cubierto con una horrible valla de hirientes colorines, continúa en estado ruinoso sin que se tome una determinación sobre él.

- También la casa sita en las calle General Bravo número 4, esquina a Malteses, enfrente de la iglesia de san Francisco, que sufrió un pavoroso incendio hace más de sesenta años, cuando cursaba primero o segundo de bachillerato, continúa en el mismo estado que la dejaron las llamas, solamente se han tapiado sus puertas y ventanas y se ha pintado su frontis para adecentarla algo.

En el barrio de Triana, más que en el de Vegueta, han sido numerosas las demoliciones de importantes casas antiguas para erigir espantosos edificios, sobre todo en la calle Mayor, casi totalmente destruida. En ella, el estupendo edificio modernista número 65, y el número 51, están cubiertos desde hace años con mallas por su deterioro; las plantas segunda y tercera del número 74, donde estuvo la academia de timple de Totoyo Millares, están reclamando una pintada pues presentan un lamentable aspecto.

¿Qué se hizo de la primera fase de rehabilitación de 230 viviendas del casco histórico, 2005-2008, cuyo cartel anunciador todavía puede verse colgando en la esquina de las calles Pelota y Mendizábal? Ni siquiera, que yo sepa, comenzó. Un farol más. Recriminable el cubrimiento de la casa-palacio del Cabildo de Gran Canaria con placas blancas, tremenda agresión al máximo exponente en Canarias de la arquitectura racionalista, obra del gran arquitecto palmense Miguel Martín-Fernández de la Torre, el más relevante representante en nuestro archipiélago de ese estilo arquitectónico, ya degradado con las edificaciones laterales debidas al arquitecto de la Sota, que para realizarla se demolieron importantes edificios modernistas de la calle Buenos Aires, y otros interesantes de la calle Pérez Galdós.

También censurar la retirada de los tradicionales bancos de cantería de Arucas del parque de san Telmo, sustituidos por unos feísimos de madera, empresa esta que creo compete a la concejalía de Fomento, de la que es titular Nardy Barrios, que no comprendo como tuvo una "inspiración" de esta índole.

Censurar el mal gusto de pintar los edificios señeros de Vegueta con espantosos colorines, auténtica ordinariez y horterada, cuando es más elegante y característico el blanco tradicional; así parece un vulgar suburbio, totalmente barriobajero.

Estos son algunos de los más sobresalientes atentados - y abandonos- cometidos en el casco histórico de nuestra ciudad, muchos auspiciados y ejecutados incomprensiblemente por el Cabildo de Gran Canaria con la complacencia de varios de sus presidentes, empezando por Pedro Lezcano y continuando con José Macías, María Eugenia Márquez, José Manuel Soria, y terminando con el actual, José Miguel Pérez, que han evidenciado palmariamente carencia de sensibilidad artística.

Las Palmas de Gran Canaria actual me recuerda a Praga, en 1991, año en que la visitamos, con la mayoría de los edificios cubiertos con mallas por su deterioro; me han dicho que actualmente están restaurados, por lo que se puede apreciar totalmente su belleza, que no nos fue posible captar completamente por ese obstáculo mallístico.

A pesar de estas agresiones, Vegueta-Triana poseen aún elementos arquitectónicos más que suficientes para percibir el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad, muchísimo más que La Laguna, que no lo recibió por sus méritos urbanos, como se ha dicho falseando la realidad, sino como "Ciudad de Dios" por sus conventos, que tampoco son tantos, solución surrealista que se sacó de la manga un peruano, miembro de la comisión de la UNESCO, agradecido por las "atenciones" recibidas, a las que son tan proclives los tinerfeñones, porque sin ellas no habría sido distinguida con esa denominación.

Como los medios de comunicación no han ofrecido noticias acerca de las pertinentes gestiones de nuestro Ayuntamiento ante el citado organismo internacional, no quiero pensar que haya sido retirada la propuesta, que el alcalde, Jerónimo Saavedra, me garantizó en carta que es irrenunciable.

Si se hubiera desistido, habría que exigirle responsabilidades a él y a los miembros de su gobierno municipal por tan gravísima dejación en los intereses de Las Palmas de Gran Canaria. Aunque ya me ha decepcionado bastante, le concederé un voto de confianza, que espero y deseo no defraude en esta iniciativa.

UNA ACLARACIÓN A NARDY BARRIOS

Los raíles que absurdamente se han dejado al descubierto en la calle Mayor de Triana no pertenecen a "La Pepa", que era una locomotora que arrastraba vagones y funcionaba con carbón, y NUNCA llegó hasta allí porque no podía maniobrar para regresar por su envergadura y la estrechez de la vía, sino a los tranvías eléctricos, que sí circularon por ella, como puede comprobarse en las fotografías de la época. Por lo tanto, la placa indicativa está totalmente equivocada.

2 comentarios:

Raudel Mesa Siverio dijo...

Buf. Críticas duras y acertadas en gran parte. La arquitectura utiliza las leyes para hacer o deshacer. Desde luego que la administración de esta ciudad no sabe lo que tiene y a este paso, nunca lo sabrá. Sobreproteger no es estar protegido, aunque ya no se muy bien si ni siquiera han hecho esto.

Gracias y un saludo!

Doramas Doramas dijo...

Quien hizo la ley hizo la trampa y a esos detalles estamos expuestos todos y nuestra tierra.
Un saludo.

Publicar un comentario

Escribe en libertad y sin censuras