miércoles, 13 de abril de 2016

PARTIDOS Y POLÍTICOS, DE MAL EN PEOR

Los españoles, cuan almas perdidas, seguimos extraviados. Irremediablemente, la política en nuestro país se ha convertido en un mal serial de TV, pero con el agravante de que los actores son siempre los mismos y el argumento no varía. Si la trama es soporífera, mucho nos tememos que el desenlace resulte infinitamente peor y la solución desemboque en volver a empezar tras haber desperdiciado miserablemente tres meses largos y lo que venga…

Los enfrentamientos y descalificaciones cruzados entre PSOE, Ciudadanos y Podemos, tras las dos primeras reuniones mantenidas para lograr la investidura de Pedro Sánchez (PSOE), solo han demostrado su incapacidad para superar la situación que padecemos motivada por la prolongada ingobernabilidad, dedicando mas tiempo a ponerse zancadillas que a evitar nuevamente el tener que acudir a las urnas.

Nuestro elenco de dirigentes, eso que no hace mucho se denominaba “clase política”, con las lógicas excepciones, se ha convertido en un colectivo de pillos con muchas limitaciones, pobre oratoria y que por desgracia en muchos casos inspiran pena o mueven a la hilaridad. Personajes que han encontrado en el mundo de la “rex pública” una lucrativa plataforma que les ha permitido abandonar sus vulgares existencias profesionales, y que en su nuevo cometido, algunos, resultan hasta pintorescos.

Desde el momento en que la ética cae en desuso y desaparece del ámbito de la política, invariablemente, surgen la decepción y el hastío que solo procuran el advenimiento de crisis de valores. Provisionalidad implica inestabilidad y como consecuencia inseguridad. Lo cierto es que vamos sobrados de paletos por todas partes, cuando lo necesitado son auténticos intelectuales que se niegan a incorporarse a la política por su desprestigio actual.

Si para el PSOE será duro otros cuatro años en la oposición, bastante peor lo pasará su Secretario General que ya ha sido cuestionado incluso por algunos de sus barones, unido al permanente desgaste que le proporciona la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Tal panorama genera un complejo dilema ignorando que opción será la mas adecuada: aceptar un pacto con PP y Ciudadanos, esperar los resultados de las mas que posibles segundas elecciones y decidir, o vincularse a la desesperada con los independentistas, lo que le granjearía serios problemas poniendo en juego el prestigio y cohesión de su propia formación.

Inicialmente en el PSOE estaban convencidos de que el tripartito, contando con el apoyo incondicional de sus socios Podemos y Ciudadanos la investidura sería un éxito, mostrando desde un principio la mejor de sus voluntades en las negociaciones, pero  como siempre cayeron una vez mas en la celada de Pablo Iglesias, mucho mas inteligente, de verbo fácil, cínica sonrisa y noble como una cobra. Solo es preciso contemplar los resultados.

Por su parte, Ciudadanos, más prudentes, quizá obtengan un número superior de diputados el 26 de junio, a tenor de las expectativas de subida que le otorgan todas las encuestas.
Tras el esperado fracaso de las negociaciones, ya son varios los comentaristas que se apuntan y elogian el “gran acierto” con que Rajoy ha manejado los tiempos. Dedicado a contemplar como se destrozaban sus enemigos políticos, sin que el PP, a la vista de las encuestas publicadas sufriese desgaste alguno, lo que le permitirá  llegar a la próxima campaña electoral mucho más fresco que sus competidores.

Dicho planteamiento al que no le falta cierta base lógica, no implica que esté en posesión de la razón absoluta. Si es cierto que en esta ocasión el tancredismo ejercido por el Jefe del Ejecutivo ha resultado sumamente eficaz para el Partido. Pero que nadie se equivoque, Rajoy siempre será un presidente que “vence pero no convence”. Todos sus estudiados silencios de inspiración arriolana siempre han contenido una dosis considerable de cobardía, acompañado de los insultos y acusaciones que un líder totalmente limpio y con la conciencia tranquila jamás habría consentido…

Sobre la ya dilatada historia de  corrupción vinculada al partido Popular, lo que no implica que en otras formaciones también sufran dicha lacra, son miles de paginas escritas,  reconociéndose que “queda mucho por descubrir”, mantra que recuerda la frase utilizada por don Mariano y sus dirigentes en todas las apariciones públicas, tras referirse a los grandes éxitos logrados añadían, a modo de advertencia, “pero todavía queda mucho por hacer…”

 Es importante no olvidar que desde ahora hasta el 26 de junio, quedan mas de 70 días, tiempo más que suficiente para que aparezcan dos o tres nuevos casos de corrupción, de los que son de obligada portada en   todos los periódicos de papel y digitales destrozando imágenes y personas, considerando que actualmente ciertas informaciones son altamente remuneradas, aunque se paguen vía Panamá….¡¡Tiempo al tiempo!!

P.D. Muy pronto aparecerá un segundo artículo sobre la oferta de Rajoy a Pedro Sánchez, posibles nuevas elecciones, etc.

Atentamente.
José-Tomás Cruz Varela (DNI. 02470916A)

jueves, 10 de marzo de 2016

¿HASTA CUANDO PODREMOS SOPORTAR ESTA SITUACIÓN?

Esa es la pregunta que diariamente nos hacemos millones de españoles. ¿Hasta cuando nuestros políticos pretenden mantener tan caótica situación? Según parece, Pedro Sánchez por fin se ha percatado que para gobernar en España hay que posicionarse  en los aledaños del centro, ser más flexible, conciliador, decir menos idioteces y en paralelo controlar la ambición y soltar menos baladronadas mitinearas. Criterio y orientación con el que al parecer se ha elaborado el documento de las 66 páginas para lograr el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, cuyos contenidos básicos: unidad de España, igualdad de ciudadanos, corrupción, estabilidad presupuestaria, etc. Perfectamente habrían sido admitidos por el PP con ligeros retoques, pero que Rajoy, rotundamente equivocado y peor aconsejado, renunció al desafío.

Como era de esperar, tal forma de proceder, originó un gran enojo por parte de Pablo Iglesias y sus podemitas que rompieron todo tipo de negociaciones con el PSOE, y de paso, anunciar que votarán no a la investidura de Sánchez.

Con cierta e inoportuna vanidad, unido su peculiar aritmética electoral por parte de los firmantes del pacto, lo presentaron incluso como un acuerdo de investidura y legislatura, cuyo contenido se separa ideológica y drásticamente de Podemos y sus marcas blancas defensores de posiciones anti-sistema, de extrema izquierda, con un modelo de Estado de economía intervenida y una codicia desmedida que nunca han ocultado, reclamando para su formación en las conversaciones mantenidas con el PSOE, la vicepresidencia y las carteras ministeriales de mayor repercusión. Postura que "por el momento" ha alejado a Podemos de toda posibilidad de gobernar, con mayoritaria satisfacción de gran parte de españoles.

Es muy triste el reconocerlo, pero el intento de formar Gobierno, tras casi  70 días de inútiles debates, está generando tal crispación que ha superado a los insultos y reproches intercambiados en la pasada campaña electoral. Las cadenas de TV, con ciertas excepciones, están llenas de basura, plagadas de banalidades y rezumando ordinariez como tendencia general, para luego consolarnos con la ridícula frase de “es lo que vende”. Se nos dice que estamos en otra situación, en otro momento, que ya somos demócratas, pero lo ciertos es que los errores se repiten, los trincones siguen trincando y los avances no terminan de aparecer y por ende, asumirse.

Sobre el escenario montado con motivo de la firma del pacto entre Sánchez y Rivera, ambos elegantemente trajeados y encorbatados, rubricando e intercambiado sendas carpetas de piel oscuras, indujo a muchos españoles a pensar que poco menos ya teníamos nuevo Gobierno y presidente, cuando es notorio que ninguno de los dos partidos suman los diputados suficientes. No obstante y dado que disponemos de una abundante pléyade de ilustrados politólogos de barra ,rápidamente vaticinaron que la susodicha puesta en escena obedecía a la creación de ambiente a favor de ambos partidos de cara a la repetición de elecciones a finales de junio.
Nuestro auténtico problema. O al menos uno de los más destacados, es que todavía no hemos sido capaces de asumir que el bipartidismo ha fenecido en España (por ahora), si bien no estaría demás el comenzar reconociendo que la iniciativa del PSOE-Ciudadanos es algó inédito, que aunque desconocemos en que desembocará, constituye un presunto paso adelante en unos momentos tan críticos como los que estamos padeciendo y a su vez intentando una necesaria regeneración,  que nos permita acabar con tanto enfrentamiento, no remover más a los muertos y dejarlos que descansen para siempre. Pretender hacer política a golpe de descalificaciones como le gusta a Podemos es una equivocación, que nada tiene de progresismo ni reformismo y si de descarado revanchismo, motivado por el complejo de resentido que arrastra su líder Pablo Iglesias.

 PSOE y Ciudadanos, modificando parte de sus principios y cediendo a la necesidad de los pactos, están tratando de demostrar que el sentarse a negociar, razonando y discutiendo se pueden lograr acuerdos. Hora es ya de erradicar tanto cainismo que solo engendran odios y rencores que a todos perjudican y tienden a retrotraer a nuestro país a épocas anteriores nada deseables. Tratemos de recuperarnos, sabemos hacerlo, pero si partidos y políticos continúan persiguiendo la ambición como principal cometido  ¡¡aviados estamos!! 

No obstante y a pesar de la glosada "buena voluntad" pactista exhibida por ambos formaciones, en el caso del PSOE y si líder Pedro Sánchez, cada vez son más las voces que identifican el parecido existente entre el incalificable Zapatero con el imprevisible caballero aspirante Sánchez y sus repentinos cambios con tal de trepar a la presidencia del Gobierno. En 24 horas es capaz de modificar criterio y decisiones si sospecha que las anteriores le pueden suponer el no alcanzar el poder. Su irreprimible desee de figurar puede significarle que, si no consigue en esta ocasión sus objetivos puede suponerle el tener que abandonar la política para siempre o bien a patadas propinadas por sus propios compañeros....¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.
José-Tomás Cruz Varela (DNI. 02470916A)

martes, 8 de marzo de 2016

UN POCO DE RESPETO A LA CIUDADANÍA

¿Cómo hemos podido caer tan bajo? Vivimos desconcertados y en permanente sobresalto. Nadie sabe como acabará este repugnante tinglado, comenzando por los que lo han organizado. En lo único que coincidimos todos los que nos seguimos considerado españoles es que el futuro pinta en negro. Nadie está de acuerdo con nadie. Tenemos un presidente en funciones ¿de que?, resistiéndose a dejar La Moncloa y un candidato obsesionado con ser investido aunque tenga que pactar con el mismísimo diablo y por el que pocos apuestan. El resentido y manipulador Iglesias, según algunos, quiere tocar alfombra de nudo cuanto antes, ser nombrado vicepresidente y una pila de ministerios para los suyos y darle la patada al presidente aspirante en cuanto se descuide. En cuanto al candidato de Ciudadanos, Alberto Rivera "primus inter pares" de la concordia, continua cargado de buenas intenciones, pero con escasos resultados y por último,  Alberto Garzón, con sus dos diputados, tratando de colarse donde le dejen.

Ante tal dislate, por fin  tenemos algo claro consistente en que el pacto Rajoy-Sánchez  es inviable de todo punto lo cual no es ninguna novedad. No obstante, los populares no pierden la esperanza de que Sánchez se estrelle por muchas vueltas que le de a las combinaciones, permutaciones y variaciones de partidos y diputados. Como remate, la corrupción, utilizada como arma arrojadiza, se encarga de enrarecer la posibilidad de lograr coaliciones. Primero con el PP Valenciano, después los púnicos y a continuación, para festejar San Valentín, dimite Esperanza Aguirre de su cargo de presidenta, por aquello de la presunta financiación irregular del partido Popular madrileño, pero eso sí, dejando muy claro que ella nada tiene que ver con la porquería de las cuentas que son una horterada para administrativos.

El Congreso, desde hace mas de 50 días es lo más parecido a un cementerio mientras los escaños esperan tristes ser ocupados, lo mismo que el banco azul, que quizá, con un poco de suerte cambie de color...La tribuna también aguarda paciente al igual que los escaños, pero todos fueron despreciados por Rajoy, con la disculpa de ser de letras y no salirle las cuentas, que los cretinos han bautizado como "aritmética política", algo parecido a la puñetera "hoja de ruta" que vino a sustituir a nuestro castizo "calendario de trabajo". Problema que habría sido resuelto si don Mariano hubiese dispuesto del valor suficiente para subir a la tribuna pero se riló.

Vamos de mal en peor. Al igual que en su momento Mariano el Deseado desahució de La Moncloa al pánfilo  Zapatero, nefasto personaje al que Rajoy debe su mayoría absoluta, ahora ocurre algo similar pero con la duda de quien será el que le asestará la patada al presidente en funciones, a quien cabe el honor de aburrir a las ovejas y dormir a las centollas entre otras cualidades.

En España, todavía no hemos asumido lo que implican los conceptos de globalización e interdependencia en todos los ámbitos: economía, seguridad, cultura, influencia,, etc. No es de recibo que con motivo de una cumbre europea nuestro presidente manifieste que "España es un lío enorme", lo que nos faltaba para el duro....Nuestro país lo que necesita urgentemente es un auténtico líder a la altura de los acotamientos  que sepa desenvolverse  y defendernos ante los desafíos internacionales, características que por desgracia no adornan a ninguno  de los aspirantes actuales a presidir el Gobierno, y esa es nuestra principal desgracia, inconveniente, limitación o como queramos llamarle....¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.
José-Tomás Cruz Varela (DNI. 02470916A)

domingo, 6 de marzo de 2016

TE ENTIENDO (LE CONTESTA RAJOY A ESPERANZA AGUIRRE)

El domingo día, 14, para celebrar "el día de los enamorados", y como castigo preventivo según interpretan algunos por temor a ser citada por el juez en el caso Púnica, la hasta ahora presidenta del PP de Madrid, presentó su dimisión a través de los medios, tras haber informado previamente al presidente en funciones Mariano Rajoy quien le contestó por mensaje "te entiendo". Tratándose de una novedad, tal dimisión nunca podría haber sido considerada como algo insólito, tras haberse descubierto presuntas irregularidades sobre la financiación del partido Popular de Madrid. Si bien es cierto que tal dimisión le  supone otro golpe más a la cadena de incómodos sucesos que están deteriorando a la formación conservadora.

Nadie ignora que Rajoy para calmar su venganza por las dos derrotas que le fueron infringidas por parte del PSOE, y para mayor escarnio gobernando  el nefasto Zapatero, necesitaba y contaba con una segunda legislatura, que auguraba obtener sin grandes dificultades tras la aplastante mayoría absoluta conseguida en el 2011, pero la caprichosa aritmética unida a su desafortunada gestión y la imparable corrupción, terminaron con su sueño y el de unos cuantos millones de votantes del PP que nunca imaginaron tan desastroso final como el que se está fraguando contra el presidente en funciones.
La repetición hasta la saciedad de los éxitos conseguidos por don Mariano: evitación del rescate, mejora de la economía, creación de empleo (relativamente), etc. nunca resultaron suficientes para mitigar los destrozos cosechados por la corrupción conservadora. Parafraseando el principio del químico francés Lavoisier, “En España la corrupción se crea, no se destruye y además se multiplica”. Ahora, Rajoy, a pesar de haber ganado las pasadas elecciones del 20-D, es el candidato con menos posibilidades para repetir legislatura, algo conseguido hasta por el lunático y experto contador de nubes ZP y con la merecida crítica de muchos miembros de su partido como lo han demostrado los pésimos resultados cosechados enlos últimos comicios.

La manifiesta carencia de liderazgo por parte del aún presidente, lamentablemente, aparece justo en los momentos que resulta más necesaria. Nadie o muy pocos saben lo que piensa y pretende, salvo el permanecer en La Moncloa, limitándose a ver pasar los días y aburriendo a los ciudadanos con los mismos mantras que ha venido repitiendo durante los últimos cuatro años. Cualquier cosa menos tomar decisiones  tendentes a solucionar los problemas más urgentes, características que en efecto le diferencian de los verdaderos líderes. Existen múltiples ejemplos, pero es suficiente con el desafortunado tratamiento con que que ha gestionado el independentismo catalán.

En cuanto al ya mencionado gran problema de la corrupción que corroe e invade al partido con reiteración inaudita y casos de todo tipo, ya no pueden ser ocultados como años atrás. El barco se hunde y las ratas se denuncian unas a otras aprovechando que los chivatazos con documentación adjunta, actualmente son muy bien remunerados. Los medios de comunicación actuales realizan un periodismo de investigación con una contundencia y profesionalidad extraordinaria y la resdes sociales tampoco perdonan. Tema que por cierto todavía no han aprendido a manejar los populares.

Curiosamente, la cita lacra, cuantas mas medidas se han arbitrado para erradicarla, más casos aparecen. Disponer de un dinero extra para lujos y caprichos, se ha convertido en consustancial e indispensable para cierto colectivo de la clase política o muy bien relacionada con ella. Los tinglados de corrupción se están especializando por días y los chorizos que las manejan utilizan estrategias muy complejas y cubriéndose unos a otros.

 Todo este miserable crimen de aprovechamientos y apropiaciones ha llegado a generar tal grado de repugnancia entre la ciudadanía que el voto, ineludiblemente, tenía que acusarlo como así ha sucedido. Y la sra. Cospedal García, que obviamente como muchos otros altos cargos del Gobierno y partido sufren incomprensiblemente de ignorancia permanente, se conforma una vez más llamando al extesorero del PP, Bárcenas, mentiroso y sinverguenza…¡¡Gracios!! ¿verdadd?

Existe una corriente cada vez más en boga consistente en votar al menos malo, o menos canalla, o menos chorizo y tapándose la nariz, lo que no sucedía años atrás en que los votantes concurrían a sus respectivos colegios muy satisfechos de apoyar a sus partidos, convencidos de estar cumpliendo un deber ciudadano….¡¡Menudo panorama!! y nuestra quería prima (la de riesgo) nuevamente llamando a la puerta...

Atentamente
José-Tomás Cruz Varela (DNI. 02470916A)

martes, 9 de febrero de 2016

SI RAJOY ACABA MAL, SANCHEZ COMIENZA PEOR

Al igual que Viriato, pastor lusitano, juró odio eterno a los romanos. Pedro Sánchez y Mariano Rajoy se profesan el mismo sentimiento, y ambos con méritos más que suficientes para desaparecer de la escena política española por múltiples razones aunque de distinta índole, pero vinculados por una irreprimible ambición, motivo por el cual, en la más que probable repetición de elecciones generales, deberían renunciar a ser candidatos y no solo por su animadversión patológica, sin que los españoles compartamos la falta de entendimiento entre partidos y sus inútiles líderes dedicados a destrozar el país, mientras  la aspiración de los ciudadanos se centra en vivir en paz y con cierta dignidad ¿Tan difícil es entender semejante planteamiento?

En otra línea y si prosperase el acuerdo entre PSOE y Podemos, con Pablo Iglesias como Vicepresidente del Gobierno, nos encontraríamos con un alto cargo que defiende el derecho a decidir, incrementar el gato público, etc., con lo cual, nuestras posibilidades de consolidar el incremento económico de los últimos años se vería muy cuestionado, con la consiguiente pérdida de la inversión extranjera y huida de capitales que ya ha comenzado a producirse.

Últimamente, nuestros dirigentes están confundiendo el ejercicio de la política con la intransigencia y sus caprichos, haciendo gala de una inmadurez, egoísmo y ausencia de criterio a raudales. Como en otro sentido está proliferando el “consultar a la militancia”, lo que considerado bajo el prisma democrático nada tiene que objetarse, si no fuese utilizada como escusa para cubrirse y eludir responsabilidades o criticar al enemigo. Concretamente en el PP, todo parece indicar que Rajoy, al más puro estilo arriolano, basa su esperanza en que Sánchez (PSOE) se la pegue para que al final tenga que aceptarse su oferta del tripartito (PP-PSOE-Ciudadanos), algo que la mayoría de los socialistas rechazan con su líder a la cabeza (antes muerta que sencilla…), pero a lo que jamás alude don Mariano es que nadie quiere un partido carcomido y acorralado por la corrupción que nos invade. Es inadmisible que el Gobierno esté dependiendo de los casos asumidos por la Fiscalía: Púnica, Taula..y lo que venga.

Otro aspecto a considerar es el clima de reproches que se está generando en el seno del partido conservador por ignorar que es lo que pretende su líder. Como afirman algunos parlamentarios..”no hemos celebrado ni la victoria del 20-D”. Repite siempre las mismas monsergas, se cruza de brazos y a esperar el ‘santo advenimiento’ que nadie sabe en que consiste y solo añade desprestigio generalizado y críticas internas sobre su mediocre gestión, demostrándose una vez más que el liderazgo de Rajoy es muy endeble, trasladándolo todo a sus vicesecretarios. Ya puestos, cabe pensar que quizá en algún momento desafortunado, el presidente llegó a pensar que el Rey podría prestarse  a una posible colaboración lo cual es absurdo, dado que la figura del Monarca no puede ser vinculada a la estrategia de ningún partido ni orientación política. Su misión se limita a proponer a un candidato y punto.

Si algo tiene medianamente claro los ciudadanos es que no se puede vivir en estado de permanente incertidumbre e ignorando que va a ocurrir y sin un proyecto de Gobierno a corto plazo. Son muchos los que se inclinan a pensar que Rajoy no pierde la esperanza de que el secretario socialista termine estrellándose y media España acuda en peregrinación a La Moncloa para rogarle que se digne a representar el tripartito que fue la primera y única de sus propuestas, todo ello imaginando que habrá que celebrar unas segundas elecciones como ya se ha comentado en los telediarios del sábado día 5. Para que nos entendamos: Sánchez va de farolero, Rajoy de santón y precavido, Rivera de abrazafarolas e Iglesias dispuesto a saltar sobre la pieza, o sea, “nada con patatas”

Atentamente.
José-Tomas Cruz Varela (DNI 02470916A)

sábado, 6 de febrero de 2016

ÉRANSE DOS HOMBRES A UNA AMBICIÓN PEGADOS

La auténtica realidad que motiva el conjunto de dificultades que están surgiendo para la formación del Gobierno tras las elecciones del 20-D se llama “ambición”, eso que ciega a nuestros políticos por mucho que pretendan ocultarlo y disfrazarlo. Viven perturbados persiguiendo el poder. El resto, comenzando por los ciudadanos y sus problemas les importa una higa. Lo que no suponga la formación de equipos de trabajo dotados con personas inteligentes, cualificadas y honradas para tratar de alcanzar acuerdos y desbloquear la compleja situación, se convierte  en una miserable perdida de tiempo.

No olvidemos que Rajoy se está jugando su último cartucho, y el no salir investido implica su muerte política, con el agravante de pasar a la Historia como “Mariano el Breve” por no haber conseguido una segunda legislatura, lograda hasta por el nefasto e innombrable Zapatero (PSOE). Algo similar a lo que le ocurre a Sánchez, aunque en su caso, el no alcanzar la presidencia significará el tener que abandonar el partido a y patadas. Y todo ello aderezado con un tercero en discordia, Pablo Iglesias (Podemos), tan ambicioso o más que los otros dos juntos, pero infinitamente más maniobrero, peligroso e inteligente que los otros dos líderes popular y socialista, aunque le perderá su espíritu de resentido.

Una segunda razón por la cual no se avanza en las negociantes, es que no solo está en juego el futuro de Sánchez y Rajoy, sino el de colectivo compuesto por unos 3.000 personajes de ambos partidos, PP y PSOE,  pertenecientes al Gobierno, Partido, empresas públicas y un largo etc. que perderán o accederán a tales puestos y las canonjías que ello conlleva. Es lamentable que transcurridos más de 40 días desde la celebración de las E.G. , ninguno de los partidos ha propuesto un programa serio y coherente de negociación.

Acertado o equivocado, Pedro Sánchez continúa empecinado en su "no" a Rajoy. Ahora y como penúltimo recurso, ante la presión de las federaciones rebeldes, informó al Comité Federal del pasado sábado día 30,  que previamente se someterá a consulta un posible pacto de investidura o de gobierno con otros partidos, imaginando que con dicha maniobra intentará ganar tiempo y evitar a los barones, pero que si le sale mal puede originar la fracturación del partido. La ausencia de altura política de Sánchez´, puede significar un alto costo para España al infundir desconfianza en los mercados que ya han comenzado a tomar medidas precautorias. Ya está bien de dar la tabarra con tanto "progresismo y reformismo" para desviar su irreprimible ambición.

Como reza el refrán, “llorar sobre la leche derramada” es inútil, pero aunque a don Mariano no le gusta que se lo recuerden, la indolencia (dicen que inoculada por su asesor Arriola) pasa factura y en política doblemente. A modo de ejemplo. cabria recordar que hace tres años, Rajoy pudo perfectamente aprobar una reforma de la Ley Electoral introduciendo doble vuelta y evitándose los chantajes actuales, pero entre desidias y temores, todo se quedó en agua de borrajas, basándose una vez más en la estúpida máxima arriólica de que “no hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo”. Mayor gilipollez imposible.

En el PSOE, todo parece indicar que Luena, su Secretario de Organización, más que  hombre de confianza, actualmente ha pasado a ser la cabeza pensante del partido, no pudiéndose negar que tiene razón cuando alega que pactar, supondría blanquear al PP cuya corrupción,  por mucho que se empeñen en esconderla no para de brotar.

Nadie concibe que en pleno siglo XXI y con los medios que cuenta un partido en el poder, no sean capaces de averiguar hasta donde llega esta lacra plagada de cohechos, apropiaciones indebidas, abusos, etc.. Tal estado de cosas obedece al continuado ejercicio de taparse unos a otros para seguir disfrutando de la mamandurria, pero lo que sucede es que cuando cualquier miembro de la “camorra” no está conforme con la cuantía de su mordida, larga, y sabe perfectamente donde hacerlo y a quien filtrárselo, para que al día siguiente sea portada de periódicos y pasto de las redes sociales, medio en el que los populares todavía no han aprendido a moverse. ….¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.
José-Tomás Cruz Varela (DNI. 02470916A)

miércoles, 27 de enero de 2016

NEGRO FUTURO EL NUESTRO

Posiblemente, lo único que consiga Rajoy evitando la investidura, que no es poco, consista en haberse librado del soberano abucheo que le habría dedicado los diputados de la oposición en el Parlamento, si bien, en momentos tan complejos como los que estamos viviendo pueden aparecer nuevos acontecimientos de diversas y desconocidas consecuencias. No obstante, el no poder gobernar una segunda legislatura, supondría el cumplimiento de la profecía de pasar a la Historia como "Mariano el Breve", algo logrado hasta por el nefasto Rodríguez Zapatero (PSOE). considerado como el peor presidente desde la implantación de la democracia en nuestro país.

Se ignora quien es el autor de adjudicarle a Rajoy el título o cualidad de “genio de la estrategia”, a no ser que tal concesión sea interpretada a modo de mofa y befa. Si tal calificativo obedeciese a la realidad, tiempo ha que el presidente en funciones, habiendo gozado de una amplia mayoría absoluta, con independencia de adornarse una y mil veces con la monserga de los éxitos cosechados, en paralelo, podría haberse preocupado de arbitrar las estrategias adecuadas para garantizarse una segunda legislatura, corrigiendo y erradicando los múltiples problemas existentes en su formación, comenzando por la corrupción que tristemente ha seguido creciendo y con una frecuencia insultante. Sin ir más lejos son muy recientes las presuntas irregularidades de Arístegui, De la Serna, Acuamed, etc ¿De verdad nadie sabía lo que estaba ocurriendo? O bien con la desastrosa gestión en torno al independentismo catalán, obra de su inoperancia y dejación. 

El empecinamiento  sobre el pacto PP-PSOE-Ciudadanos resulta incomprensible, cuando los socialistas comenzando por Pedro Sánchez, odian, critican y desprecian a Rajoy. Sentimiento exacerbado a partir del único y último debate celebrado entre ambos políticos. Si el voluble Sánchez aceptase la integración en la citada coalición, significaría permanecer los cuatro próximos años dependiendo de su enemigo natural, y sin ninguna garantía de lo que podría suceder en los cuatro siguientes.

Suponiendo que el repentino cambio del viernes 22 se debió al pleno convencimiento por parte de Rajoy de renunciar a la investidura por estar condenado al fracaso, si es cuestionable el que con ello permitiese que Sánchez acordara con Iglesias la formación de un Gobierno mayoritario. Que Rajoy optase por subir a la tribuna sería interpretado por la militancia del PP como un gesto de valentía que además le habría permitido exponer su programa, basándose en un discurso correctamente elaborado, directo y comprensible por el común de los ciudadanos. Postura que tiene defensores y detractores dentro del propio partido.

Quien verderamente ofreció espectáculo el pasado 22 fue el líder de Podemos, dando a conocer al PSOE su propuesta, conteniendo las exigencias sobre un plan de choque contra la exclusión social, medidas contra la corrupción, reforma de la Justicia, Ley Electoral, etc. , pero lo que jamás debió tolerar Sánchez, en representación de todos los dirigentes, militantes y votantes del PSOE, fue el tono provocativo empleado por Pablo Iglesias, permitiéndose la licencia de repartir carteras ministeriales y atríbuyéndose personalmente para más INRI y descaro el cargo de vicepresidente, dejando a Sánchez en muy mal lugar y rematándolo con la frase de que  el secretario general del PSOE “siempre tendría que agradecer la sonrisa del destino”.

La teoría que está cobrando ciertos visos de credibilidad se basa en que las provocaciones de Iglesias al PSOE fueron meditadas e intencionadas, para que los socialistas rechacen su postura y ello obligue a la celebración de nuevas elecciones, por estar convencidos de que en caso de celebrarse dichos comicios comicios barrería a los socialistas y como consecuencia pasaría a ocupar el segunto puesto en votos tras el PP. De cualquier manera, aunque ganase el PSOE, su líder no podría aguantar la presión de Iglesias cuya capacidad como político es muy superior...

El calvario que estámos soportando cargado de incertidumbre sobre la necesaria formación de Gobierno o convocatoria de nuevas elecciones, por obra y gracia de nuestros mediocres y ambiciosos políticos, solo estan aportando malos augurios, desprestigio nacional e internacional y un futuro cargado de dudas sobre nuestra solvencia, con la amenaza de vernos  inmersos en otra nueva crisis, sin haber superado totalmente la anterior y afrontándola en solitario. 
Partidos y políticos están alcanzando tales cotas de desafección y extravío que la ciudadanía ya no sabe como tomarse o interpretar tanta confusión y despropósitos. Nos encontramos en medio de un desierto pero carentes de un auténtico líder honrado y capaz  para salir de este amargo Dédalo.

Atentamente.
José-Tomás Cruz Varela
DNI. 0222470916A