lunes, 19 de abril de 2010

HISTORIA DE LA TORTUGA-MELENARA


El edificio la Tortuga de Melenara, fue construido en el año 1955 por D. Manuel Oliva Romero, quien tenía en dicho lugar, una pequeña cabaña, junto al muelle de Melenara. En aquel entonces, la Comandancia de Marina ordenó a D. Manuel Oliva que tenía que adecentar por el bien social para uso público de la playa. Años más tarde, la Comandancia de Marina concedió una licencia oficial con fecha de 7 de mayo de 1965, ref. nº 1267-415,34, con el beneplácito del Ministerio de la Marina para construir el actual edificio conocido actualmente por La Tortuga., porque su ubicación estaba fuera del deslinde marítimo terrestre de la entonces Ley de Costa. El 14 de mayo de 1965, la Comisión Municipal Permanente del Ayuntamiento de Telde, aprueba el proyecto de construcción redactado por el Arquitecto D. Antonio Cardona Aragón. Con los trámites de autorización por parte de la Marina y del Ayuntamiento de Telde, D. Manuel Oliva, inicia en septiembre del mismo año, el trámite de la Concesión Permanente ante la Jefatura de Costas en Canarias, con sede en Santa Cruz de Tenerife.

El 11 de noviembre de 1965, el Ayuntamiento de Telde trata de anular la licencia de obras, concedida el 14 de mayo del mismo año, contra el cual se interpuso Recurso de Reposición., sin contestación por parte del Ayuntamiento. El 17 de febrero de 1966 se entabla Contencioso Administrativo contra el Ayuntamiento, por el intento de anular la licencia de obra, dos semanas antes, la Jefatura de Costas había notificado a D. Manuel Oliva la tramitación del replanteamiento del Deslinde Marítimo Terrestre de la Playa de Melenara.

El 8 de junio de 1966, la Sala de lo Contencioso Administrativo Sentencia confirmando la legalidad de la licencia de obras de construcción otorgada por el Ayuntamiento el día 14 de mayo de 1965. Una vez realizado los trámites oficiales del deslinde marítimo, de acuerdo con la entonces vigente ley de Costas de 1965, el Sr. Oliva solicita del Ministerio de Obras Públicas, la Concesión Permanente para la ocupación del terreno de dominio público en dicha zona de la playa de Melenara. El 28 de noviembre de 1967 en las oficinas de la Jefatura de Costas, sito en la Explanada de Tomás Quevedo, se practica el deslinde marítimo donde se ubicaría el edificio de la Tortuga, destinado a Hostal Residencia, anteriormente y por el ayuntamiento de Telde, el día 26 de julio, se informa que el local de referencia, reúne las condiciones de Seguridad y Comodidad exigidas por las vigentes disposiciones y en especial, la Orden Ministerial de 9 de marzo de 1946. El jefe del municipio de Sanidad local Dr. Monroy Pérez dictamina en su informe que el local reúne las condiciones higiénicas sanitarias.

El Técnico autor de la Dirección del Proyecto informa asimismo con fecha 31 de julio de 1967, que las obras se han realizado conforme al proyecto presentado y autorizado por el Ayuntamiento de Telde. El Técnico del Ayuntamiento de Telde con fecha de 5 de agosto de 1967, D. Enrique Sánchez García, concede la terminación de obras para poner en marcha la actividad industrial para que fue proyectado el edificio.

EL 8 de agosto de 1967 se obtiene el permiso Gubernativo preceptivo para la explotación de los establecimientos públicos en Canarias. El 31 de mayo de 1968 la Jefatura de Costas procede al levantamiento del Acta de Superficie acreditativa de la ocupación del edificio la Tortuga en la Zona Marítimo Terrestre, de 308 metros cuadrados.

El 27 de junio de 1968, D. Manuel Oliva remite a la jefatura de Costas, que lo tiene interesado copia de los planos del edificio, emplazamiento y primera planta tipo que concretamente pidieron en su día. El 4 de diciembre de 1968, el Ingeniero Instructor de la Jefatura Costas y Puertos de Canarias del Ministerio de Obras Públicas, D. Julio A. Molo, cuyo expediente C-GC-XIII/6, manifiesta que todos los informes emitidos son favorables, y propone se conceda a D. Manuel Oliva Romero, CONCESIÓN PERMANENTE durante 99 años. En febrero de 1969 fallece D. Manuel Oliva. En abril de 1970 para instalar línea de teléfonos al edificio, la compañía telefónica exigió documento acreditativo de la concesión y el 11 de mayo se entregó el citado certificado emitido por Costas de Canarias.
Trece años más tarde, y cuando se estaba cumpliendo con todas las disposiciones legales, llega a los herederos del fallecido, una notificación de la Dirección General de Costas, que si la familia quiere seguir explotando el edificio, deberá cumplimentar nuevo trámite de la Concesión Permanente, donde se les condiciona a los preceptos de una Ley de Costa que se está elaborando en las Cortes Generales, y que no entró en vigor hasta el año 1988. La familia Oliva contestó que si tiene que cumplimentar nuevos trámites para la Concesión Permanente, pide que se haga por la ley de Costas de 1965, la misma en se inició y seguía en vigor, en el momento en que se hizo el deslinde marítimo terrestre. Un segundo deslinde con las expropiaciones pretendidas por el Ayuntamiento sobre las casas de los marinos en primera línea, y de propiedad de la familia Oliva, dejaría a la Tortuga, en situación fuera de línea, situación que ocurrió con el nuevo tratamiento abusivo dado por Costas. Esta decisión del Ministerio de Costa fue forzada por el Ayuntamiento de Telde, que no paró desde el momento en que perdió el Contenciosos Administrativo sobre la validez de la licencia de obras del 14 de mayo de 1965, donde fueron condenados a pagar las costas, e iniciando una persecución total contra los herederos de D. Manuel Oliva, y que continúa contra Guaguas Melenaras, despojándoles del transporte escolar, y con la concesión del transporte público como titulares de líneas en los viales costeros de Telde, desde Ojos de Garza hasta la zona de Jinámar.

Dicho todo esto, los Tribunales de Justicia ha dictaminado el derribo de la Tortuga, pero en su conciencia y en la del Ayuntamiento de Telde quedará, ¿que ha pasado con los trámites legales de la Concesión Permanente para la explotación de uso público de un Hostal Residencia en la Playa de Melenara? Primer establecimiento de hostelería de Gran Canaria. Un lujo para la ciudad de Telde de los años 50/60.

Ahora se entiende el porque desde 1970 hasta 1983, desaparecieron documentos decisivos y los impedimentos por parte del Ayuntamiento de Telde, en no conceder licencia para la remodelación y pintado del edificio, y su interés en que se declarara "edificio en ruinas, provocando la caída de cascotes para justificar el vallado el edificio.

Que el pueblo de Telde, y en especial Melenara, quede indiferente ante estos abusos, es patético, cuando saben de otras edificaciones ilegales construidas en las inmediaciones después de la Ley de Costas de 1988, con la complicidad del Ayuntamiento de Telde y el silencio de la Dirección de Costas.

Antonio Rodríguez de León

2 comentarios:

CHOPINGO dijo...

Doramas,estoa es rizar el riso...y hoteles como EL MEDANO? PARQUE SANTIAGO?.
Este post me envenena,pues es una razon,intentare esta semana hacer un post sobre el tema.

DORAMAS dijo...

Te contesto my claro con algo que se decia hace años:
TANTO TIENES, TANTO VALES.

Tienes un hotel grande en lugar prohibido, no pasa nada.

Tienes una casita de cuatro bloques para descansar y te la tiran.

Es lo que hay.

Publicar un comentario

Escribe en libertad y sin censuras